miércoles, 23 de julio de 2008

Copan


Los historiadores creían que las grandes ciudades como Copán eran centros ceremoniales donde sólo vivían los sacerdotes, mientras el resto de la población habitaba en pequeños pueblos e iba a visitar los templos sólo con ocasión de solemnes celebraciones. Los textos jeroglíficos pasaban por ser predicciones astronómicas y se creía que las figuras humanas representaban dioses. Pero ultimamente, los avances en el desciframiento han hecho cambiar esa manera de ver. Hoy se sabe que la escritura habla de importantes sucesos históricos y, sobre todo, de la vida y hazañas de los reyes cuyo retrato está labrado en las estelas.


En la entrada al parque nos encontramos con varias Guacamayas que andan libres por el parque, estas se encontraban comiendo en un "nido" que está a mas o menos unos 2mts. de altura.


El Altar Q esta situado en el patio occidental de la Acrópolis de Copán. Este enorme bloque cuadrangular de piedra tiene esculpidos 16 hombres sentados (cuatro por lado). En un principio, el arqueológo Herbert Joseph Spinden pensó que se trataba de una reunión de astrónomos mayas. Sin embargo, recientes descubrimientos indican que las figuras representan a miembros de una dinastía de dieciseis reyes, cuyo gobierno abarco casi cuatro siglos, entre el 426 y el 820, aproximadamente, de nuestra era, o sea, durante el periodo Clásico (250-900 d.C.).


Se conoce poco del tramo anterior de esta secuencia dinástica, ya que la información se perdió quizá por la costumbre maya de derribar los edificios viejos y levantar otros nuevos sobre ellos. En Copán se han descubierto ocho de esos templos, cada uno construido sobre las ruinas del precedente. Se sabe ahora, no obstante, que hacia el 426 d.C. gobernó el venerado rey Yax Kuk Mo (Quetzal Guacamaya), según refieren monumentos erigidos siglos después, al que siguieron dieciseis de sus descendientes. La estirpe concluye con la muerte de Yax Pac, o Primer Amanecer, quien construyó el Altar Q. Las estelas, así como la mayoría de las demás esculturas y los edificios, fueron levantadas para conmemorar los reinados de estos monarcas. En el parque se puede caminar bajo los templos, en una serie de tuneles que los conectan entre si.


A buena distancia de la Gran Plaza y de la Acrópolis se encuentra la zona habitacional de Las Sepulturas. Las excavaciones realizadas en estos edificios de poca alzada han proporcionado detalles acerca de la vida doméstica de los habitantes; además, se tienen pruebas de que el sitio estuvo ocupado durante unos dos mil años. En esta zona se cree que habitaba la realeza.



Al ir saliendo del parque pude fotografiar a las Guacamayas en vuelo, imagen que se habia escapado desde que entramos.

8 comentarios:

Patricia dijo...

Primero que todo deseo agradecer que hayas continuado visitando mi
cuchitril a pesar de mi ausencia... Ya estoy de regreso y
sin pretensión de volver a desaparecer por tanto tiempo.

Lo segundo, decir que las imágenes son preciosas y tu relato
extraordinario, cuánta historia que solemos desconocer, definitivamente
nunca termina uno de aprender y sorprenderse.

Dejo un abrazo gigante.

Carrizo dijo...

Hola.

Para mi este mundo que estas presentando es un mundo de sueño. Tu texto en tu blog me inspire con fotos maravillosas.

Sólo conozco la palabra Quetzal que es un pajaro y si me recuerdo corecto un pajaro nacional de Quatemala.

Saludos.

Joan González dijo...

Hola, buen reportaje...

salut
joan

juan quintero dijo...

Patricia: Gracias por tu visita y tu comentario.

Carrizo: Mi consejo es que te vengas a conocer la cultura Maya a este lado del mundo, se ve que te entusiasma mucho la idea. Un abrazo.

Joan: Gracias por tu visita y tu comentario.

abril dijo...

que belleza Juan
que lindura!!!
Gracias por pasarte por mi blog
y gracias por compartir desde el tuyo esos colores tan bellos
un abrazote desde el sur.

juan quintero dijo...

Gracias Abril, un abrazo.

george dijo...

Hola Juan me ha alegrado tu visita y tu comentario, siempre es agradable recibir gente nueva te añado a favorito y nos vemos.
Un abrazo

juan quintero dijo...

George: Gracias por tu visita y tu comentario, un abrazo.